Aunque pueda parecer cosa del pasado, todavía hoy existen muchas viviendas en España que no están regularizadas en el Registro de la Propiedad. Ya sea por el boom inmobiliario de principios de 2000 y sus consecuencias, o por la vieja costumbre de construirse poco a poco una casa en un terreno sin pedir permisos de construcción, esta es una situación más común de lo que podemos pensar. 

Es por eso que hoy, en Holpper, os venimos a sacar de dudas sobre si se puede o no vender una vivienda sin escrituras. Comenzamos.

Advertencias a tener en cuenta antes de vender una casa sin escrituras

Antes de adentrarse en un procedimiento como el de vender una casa sin escrituras, te tenemos que avisar: no es tarea fácil y, en la mayoría de los casos, las ventas de este tipo acaban frustradas. El motivo principal es que la mayoría de los clientes desconfiarán y no querrán comprar una casa sin todas las garantías. Y es comprensible, ya que hay muchas viviendas edificadas ilegalmente que pueden traer problemas en el futuro. Dicho esto, no todas las situaciones son tan graves. 

Para ver el vaso medio lleno hay que pensar que los pocos clientes interesados en comprar una vivienda de estas características ya estarán informados de que es probable encontrarse con obstáculos burocráticos de este tipo, como lo es el hecho de no tener la escritura de la vivienda, así que pueden entender la situación y adaptarse a ella. Con ventajas económicas, por supuesto. 

En este sentido, cabe decir que en la mayoría de los casos los propietarios que no disponen de la escritura de su propiedad llevan años en la misma situación y, muchas veces, es un problema que ha pasado de generación en generación. La buena noticia es que casi siempre se ha mantenido la escritura sobre el terreno. Así que, si este fuera el caso, sería relativamente fácil ganarse la comprensión y confianza de un posible comprador como el que mencionábamos anteriormente.

Procedimiento a seguir para vender una casa sin escrituras

Si hemos llegado hasta este punto, es hora de entrar en detalle sobre el procedimiento a seguir para vender una casa sin escritura. ¿Recuerdas lo que decíamos sobre la escritura del terreno? Pues aquí es realmente importante, ya que, si tenemos la escritura del terreno, tenemos también la solución: vender la propiedad como terreno, aunque en la escritura no conste la edificación. 

En este punto tienes que tocar de pies en el suelo y ser realista respecto a lo que estás vendiendo. Sobre todo, porque eso se verá reflejado en el precio de venta. No podrás incrementar el precio porque haya una vivienda, sino que tendrás que vender el terreno de acuerdo al precio estipulado por el municipio según los metros cuadrados y el tipo de suelo. 

Cuando tengas un comprador, ten en cuenta que posiblemente querrá pedir una Nota Simple del terreno para asegurarse de que todo lo demás está en regla y de que no hay deudas pendientes sobre esa propiedad. Después de eso, también puede pedir una inspección de la vivienda al Servicio Técnico de Urbanismo para saber si se podría llegar a escriturar y habitar legalmente. 

Desventajas de vender una casa sin escrituras

Como podrás imaginar, vender una casa sin escrituras tiene sus desventajas:

Cómo puedes vender una vivienda sin escrituras casa

  • Inseguridad jurídica. El Registro de la Propiedad existe para dar constancia de las viviendas y garantizar el derecho a su propiedad. Así mismo, es un registro de las modificaciones que va sufriendo la vivienda a lo largo de los años. Sin una escritura, toda esa información se pierde y el comprador se queda sin ninguna garantía oficial de que esa casa es suya. Además, si el inmueble estuviese cargado con deudas, el comprador no podría saberlo hasta que se lo reclamasen y no tendría modo de defenderse. 
  • Menos ventas y a un precio menor. Como es obvio, esta situación de inseguridad jurídica ahuyenta a muchos posibles compradores que prefieren optar por opciones más seguras a la hora de comprar su vivienda. Además, en caso de conseguir vender la propiedad, el coste de la edificación no puede incluirse en el precio de venta, por lo que acabarás vendiendo una casa por el precio de un terreno. 
  • Sin posibilidad de préstamo hipotecario. No es de extrañar que los bancos, ante esta situación, se nieguen a dar sus servicios. De hecho, el artículo 145 de la Ley Hipotecaria dice que las entidades bancarias no pueden dar préstamos hipotecarios para la compra de viviendas que no estén inscritas en el Registro de la Propiedad
  • Muchos trámites. La lista de trámites que el comprador deberá realizar después de la compra de una vivienda sin escritura es larga. Y su coste, considerable. Sin ir más lejos, escriturar una vivienda ante notario puede costar hasta el 8 % de su valor

Como habrás visto, vender una casa sin escritura no es nada fácil, pero tampoco imposible. Solo tienes que estar dispuesto a renunciar a parte de tu inversión y pensar que, si realmente quieres vender esa propiedad, ¡al final valdrá la pena!