Hoy en Holpper te venimos a hablar de un tema particular: ¿qué hacer para vender un inmueble de protección oficial? ¿Cómo presentarlo de forma que pueda atraer compradores? ¿Qué trámites hay que seguir?

 

¿Qué es una vivienda de protección oficial?

Las viviendas de protección oficial (VPO) o de protección pública son un tipo de inmueble que está subvencionado por el Estado y que, por lo tanto, tiene un precio regulado y reducido. Son una herramienta de la que dispone la Administración Pública que contribuye a garantizar el acceso a un hogar digno a personas con recursos limitados. 

Normalmente, se trata de pisos en ciudades grandes o ciudades dormitorio que no superan los 90 metros cuadrados y que cuentan con la cercanía de todo tipo de servicios. 

 

¿Se puede vender una vivienda de protección oficial?

Conseguir tener una vivienda de protección oficial en posesión no es tarea fácil: existe un número muy limitado de pisos de protección pública y la demanda suele ser muy alta. Además, hay que reunir una serie de condiciones y cumplir unos requisitos para poder acceder a ellas. 

Pese a esto, sí que se puede vender una VPO. Eso sí, del mismo modo que tuviste que cumplir los requisitos para acceder a ella, también hay que cumplir unas condiciones para venderla. Además, el comprador también estará sujeto a una serie de condiciones.

 

Requisitos para vender una casa de protección oficial

Así pues, los requisitos que se deben cumplir para vender una vivienda de protección oficial son los siguientes:

  • El precio de venta no puede superar el máximo legal. 
  • Tienes que encontrar un comprador que reúna las condiciones para poder ser propietario de una vivienda de protección oficial. 
  • Si quieres esperar a que tu propiedad pierda la condición de protegida, deberán pasar 10 años entre su compra y su venta, aunque existen algunas excepciones que te comentamos más adelante. 

Una vez tengas un comprador adecuado y sigáis adelante en el proceso de compraventa, tendrás que presentar los siguientes documentos, además de los que hay que presentar en una compraventa normal:

  • DNI del propietario de la VPO. 
  • Justificantes de las ayudas que hayas recibido mientras has sido el propietario. 
  • Un certificado o el contrato de la hipoteca donde figure el tipo de préstamo que tienes vigente. 
  • La calificación de la vivienda de protección oficial.
  • El número de expediente del terreno. 
  • La nota simple de la vivienda. 

Una vez hayas reunido esta documentación, deberás presentarla en la Oficina de Vivienda de la localidad que te corresponda y solicitar una autorización de venta

 

¿Cuándo vender una vivienda de protección oficial?

Como hemos comentado antes, para que una VPO pierda la condición de protegida y poder venderla sin autorización, es necesario que transcurran 10 años entre la compra y la venta. Sin embargo, también es posible venderla antes. Te contamos cómo. 

 

Vender una vivienda de protección oficial antes de cumplir los 10 años

El primer requisito para poder vender una vivienda de protección pública antes de cumplir los 10 años de propiedad es que haya un motivo justificado para ello. Se consideran las siguientes razones:

  • Motivos laborales que obligan a trasladarse.
  • Incremento de miembros del núcleo familiar.
  • Por necesidades especiales de los miembros mayores de 65 años. 

Si tu motivo de venta es uno de estos y lo puedes justificar, deberás presentar la solicitud de autorización de venta a tu Comunidad Autónoma. Una vez aprobada, estipularán el precio máximo legal por el que se puede vender la vivienda. 

 

Vender una vivienda de protección oficial después de 10 años

Una vez hayan pasado 10 años desde que compraste una vivienda de protección oficial, no vas a necesitar ninguna autorización previa para poder venderla. Lo que sí va a ser siempre imprescindible es que el comprador reúna las condiciones para ser propietario de una VPO. En otras, las más importantes son:

  • Que sea de nacionalidad española o residente del país.
  • Que pueda acreditar que tiene unos ingresos anuales por debajo de la mínima.
  • Que ostente la condición de familia numerosa y tener algún tipo de discapacidad.

El precio de venta lo seguirá determinando la Comunidad Autónoma pertinente, y también se tendrá en cuenta su antigüedad. Sin embargo, muchas veces se recomienda acudir a la Oficina de Vivienda de todos modos para solicitar el permiso. 

Como ves, vender una vivienda de protección oficial es posible, pero tienes que saber cómo hacerlo para evitar complicaciones graves. Hay que estar seguro de querer desprenderse de una propiedad que ofrece una serie de ayudas por parte del Estado, pero si has tomado la decisión de vender, ahora ya sabes cómo. 

Recuerda que no se trata de una venta cualquiera, así que deberás seguir todos los procedimientos tal y como se estipulan desde la Administración Pública.