Un buen anuncio para vender una vivienda tiene que tener muy presente que las primeras impresiones son las que cuentan. Es crucial, pues, conocer el poder de las imágenes y hacer un plan para que éstas jueguen a tu favor.

Hoy, en Holpper, te exponemos las claves para generar una excelente impresión y hacer unas buenas fotos para el anuncio de tu vivienda en venta. ¡Empecemos!

 

1. Fotografías que reflejen orden y limpieza

No hay nada que genere más rechazo a un cliente potencial que ver fotos de una casa desordenada y llena de objetos personales del actual propietario. Aunque pueda parecer una pequeñez y pese a que todos sabemos que lo que importa es el contenedor y no el contenido, la primera impresión que se va a llevar el cliente es demasiado caótica. 

Por ello, es muy importante que, antes de hacer las fotos, hagas una limpieza profunda de la casa y guardes parte de tus objetos personales. Lo mejor es que dejes cada habitación bien limpia, con la mínima decoración, para que así, cada posible comprador pueda imaginarse cómo decoraría su futuro hogar. 

Del mismo modo, puedes optar por presentar algunos detalles que den sensación de cercanía, como por ejemplo, poner un jarrón de flores en la mesa del comedor o un bol con frutas en la cocina. Este tipo de elementos facilitan que el comprador se imagine la calidez de esa casa. 

Por otro lado, si tienes pensado pintar las paredes antes de vender la casa, es recomendable que lo hagas en este momento, antes de sacar las fotos y después de una buena limpieza. Por un lado, estarás avanzando trabajo y, por otro, la casa se verá higienizada y como nueva en el anuncio. 

 

2. La importancia de una buena iluminación

Otro punto importante a tener en cuenta a la hora de conseguir buenas imágenes es la iluminación. En este sentido, es crucial que hagas las fotos en el momento del día en el que entre más luz en la vivienda, pero evitando el sol directo, ya que el contraste entre el interior y el exterior puede generar confusión. Los mejores momentos para encontrar esa calidad de luz suelen ser la primera hora de la mañana o el atardecer. 

Todo el mundo aprecia una casa con abundante luz natural, así que, si la casa que pones en venta tiene esa cualidad, es vital que la aproveches y sea palpable a través de las fotos. En caso de que tu vivienda no tenga tanta iluminación natural, puedes encender alguna lámpara. Eso sí, cuidando de que la luz llegue de forma indirecta. Evita hacer fotos de noche, a contraluz o con una iluminación artificial demasiado exagerada.

 

3. Elige un buen encuadre

Aunque no seas ningún profesional de la fotografía, es importante que tengas en cuenta algunos aspectos técnicos para realizar unas fotos de calidad. 

En primer lugar, si tienes acceso a una cámara profesional y puedes elegir entre varias lentes, te recomendamos que te decantes por un gran angular. Este tipo de lente permite abarcar mucho más espacio en una sola imagen, sin perder calidad de luz ni nitidez en la fotografía.

Otro elemento importante es el encuadre por sí mismo. Asegúrate de que haces las fotos rectas y desde la altura de los ojos. Intenta también que la imagen contenga información por igual en todos sus píxeles. Dicho de otro modo, evita que haya muchos elementos en un rincón de la imagen y que en el resto de la foto quede enfocando algo sin interés, como el techo o el suelo. 

Por último, piensa que un comprador nunca se quejará por ver demasiadas fotos de un inmueble, sino todo lo contrario. En este sentido, ofrece imágenes de cada habitación desde varios ángulos, asegurándote que el conjunto cubre el total de la estancia. 

 

4. El orden sí importa

Una vez hayas hecho las fotos de toda la casa siguiendo los consejos que te hemos dado, es hora de que te plantees el orden que vas a emplear para presentarlas dentro del anuncio.

En este punto del proceso, es importante que elijas la mejor imagen para la portada del anuncio. Además de ser una foto bien hecha, debería contener información relevante y enfatizar los puntos fuertes de la casa. Por ejemplo, si la cocina es el espacio más amplio y luminoso de tu hogar, es aconsejable empezar el anuncio por esta zona de la casa. 

Para continuar, asegúrate de que sigues un orden espacial que tenga sentido en la distribución de la casa. Así, si empiezas por la cocina, deberías seguir por el comedor, luego el salón, las habitaciones, el baño, etc. Si has tomado fotos desde varios ángulos de la misma estancia, recuerda seguir un orden lógico para que sea comprensible y el cliente no se sienta perdido. 

 

5. Más allá de las fotografías: información extra de tu vivienda

Para terminar tu anuncio, no olvides añadir información que pueda ser fundamental para la mayoría de compradores. 

En este sentido, es muy recomendable incluir un plano de la vivienda. Así, después de haber visto al detalle cada una de las estancias, el cliente podrá hacerse una idea de la distribución de la vivienda. Por último, añade también fotos de los exteriores: la fachada, la escalera y zonas comunes –si se trata de un piso dentro de un edificio– e incluso la calle y el barrio. 

Ahora ya sabes lo que necesitas hacer para publicar un buen anuncio. Con todo, estarás incrementando de forma exponencial las probabilidades de vender tu casa. ¡Buena suerte!