Con el objetivo de mejorar la venta de viviendas, el sector inmobiliario y los profesionales que se dedican a ello han desarrollado varias técnicas de marketing que les ayudan a facilitar el proceso de venta de un inmueble.

Existen catálogos, servicios personalizados, visitas presenciales y virtuales, y muchas otras formas de acercar una vivienda en venta a sus posibles compradores. Pero hoy venimos a hablarte del home staging, una sofisticada técnica de venta de inmuebles. Aunque es relativamente nuevo en España, este método lleva funcionando desde los años setenta en Estados Unidos, cuando fue desarrollado por la interiorista Barb Schwarz.

El objetivo principal del home staging es mejorar la imagen de una vivienda para acelerar su proceso de venta. Hay muchas formas de hacerlo y muchas acciones para llevar a cabo dentro del home staging. En Holpper te explicamos todo lo que tienes que saber sobre esta técnica que ya se está imponiendo en España.

 

1. ¿Qué es el home staging?

Como ya hemos apuntado, el home staging es una técnica de marketing inmobiliario que tiene como objetivo mejorar la imagen de un inmueble para acelerar su venta en el mercado. 

Es una técnica muy cercana al interiorismo, ya que se trata de preparar, reorganizar y decorar una casa o piso para hacer que transmita los beneficios de vivir allí. A diferencia del interiorismo, el home staging está orientado exclusivamente al marketing, así que tiene que tener en cuenta una serie de cosas que te iremos contando en este artículo. 

En definitiva, se trata de realizar una puesta en escena a través de la decoración y la distribución de la vivienda para mostrarla en su mayor potencial y que los clientes puedan hacerse una idea de cómo sería vivir en ese lugar. 

 

<2. ¿Para qué se utiliza?

El home staging se utiliza en dos estrategias de venta. Por un lado, preparar la casa para la visita de los compradores interesados y, por otro, realizar fotografías de venta para inmobiliarias o plataformas online

Sin embargo, en ambas estrategias el objetivo es el mismo: hacer que los futuros compradores vean todas las posibilidades que ofrece la vivienda en cuanto a funcionalidad, distribución y decoración

La práctica del home staging también sirve para hacer un producto mucho más atractivo de lo que en realidad es. De este modo, está comprobado que se puede vender una vivienda mucho más rápido sin «quemar» la propiedad, es decir, acelerar el momento de la venta para evitar bajadas en el precio

 

3. Técnicas de home staging

Las principales herramientas del home staging, como hemos dicho, son la distribución y la decoración de la vivienda. Así, lo más importante es amueblar completamente el piso o casa. 

Como en el cine, en el mundo del home staging no todo es lo que parece y es que, muchas veces, los muebles que vemos allí colocados no son reales, sino que están hechos de materiales low cost como el cartón. Sea como sea, el objetivo es aportar a la casa un elemento personal de calor humano con el que el cliente pueda empatizar y empezar a imaginar su futuro hogar. 

Un diseñador de interiores se puede encontrar con dos escenarios antes de empezar un proyecto de este tipo:

  • Trabajar sobre una vivienda vacía por completo. 
  • Trabajar sobre una vivienda habitada

 

En ambos casos deberá tener en cuenta el concepto de carga emocional. Un piso vacío no tiene ningún elemento personal o emocional que permita al cliente conectar de algún modo más profundo con la vivienda. Una casa habitada, en cambio, tendrá demasiados elementos personales de los actuales inquilinos, lo cual dificultará que el cliente se imagine la casa a su manera. 

Por ello, es muy importante encontrar el equilibrio. Los home stagers recurren a elementos decorativos atractivos y funcionales para que el comprador imagine que una vida en esa vivienda es posible y beneficiosa. Sin embargo, se descartan elementos demasiado personales, ya que pueden interferir en el proceso imaginativo del cliente. Nadie quiere ver a otra gente viviendo en su casa, ni tampoco una casa sin vida.

Del mismo modo, se puede apostar por un estilo marcado de decoración o por una presentación más neutra. Obviamente, dependerá mucho de la vivienda en concreto: hay casas que piden a gritos cierto estilo decorativo, mientras que otras pueden funcionar desde la discreción.

 

3. Tendencias de home staging

Como en todas la profesiones, cada home stager tiene sus técnicas preferidas. Te damos algunos ejemplos:

  • Añadir elementos textiles para decorar habitaciones, como mantas, alfombras, cortinas… 
  • Incorporar flores como elemento decorativo para un recibidor o un salón.
  • Trabajar con luz natural, en la medida de lo posible, y con una buena iluminación en las habitaciones interiores. 
  • Presentar boles llenos de fruta, dejar a la vista algunas copas de vino o tazas de café, y otros elementos a modo de utilería. Esto se estila mucho en las áreas comunes como las cocinas
  • Priorizar la importancia del olor. Ventilar bien la casa y encender un incienso o una vela aromática mejorará mucho la experiencia del cliente, que asociará la vivienda con una determinada fragancia. 

Si no conocías la técnica del home staging, ahora ya sabes que cuentas con una herramienta más a la hora de vender una propiedad. En el mercado actual, una buena puesta en escena será clave para diferenciar tu inmueble de los demás en el mercado y llamar la atención de compradores realmente interesados.