Cuando decides vender tu piso por ti mismo, probablemente estés pensando en ahorrarte el tanto por ciento de comisión sobre la venta que se llevaría la inmobiliaria. Así es, pero también tienes que saber que estás poniendo en tus espaldas el peso de todo un proceso de venta inmobiliaria. 

Precisamente porque vender un piso es un trabajo laborioso existen los agentes inmobiliarios. Pero si eres de los que ha decidido encargarse por sí mismo, hoy en Holpper venimos a darte unos consejos para cuando vayas a recibir las primeras visitas. 

Si has llegado a este punto, ya llevarás un buen recorrido en la venta de tu piso, ya que el momento en que empiezan las visitas representa más o menos la mitad del proceso. Así pues, ya habrás hecho las reformas pertinentes y habrás preparado y fotografiado tu propiedad para, posteriormente, publicar un anuncio en un portal inmobiliario. 

Si hiciste bien todo lo anterior, ahora estarán empezando a solicitarte visitas y habrás recibido las primeras ofertas. Pero, ¿sabes cómo abordar todo esto como un experto? ¡Toma nota!

1. Escoge el mejor momento del día

Cuando se visita una vivienda de forma presencial, aspectos sensoriales como el aire que se respira y la luz que entra adquieren una relevancia mayor que en otras fases del proceso. Teniendo esto en cuenta, es crucial que, antes de una visita, ventiles bien todas las estancias y te asegures de que la luz sea la óptima

Para ello, fíjate cómo entra la luz del sol a lo largo de todo un día. Toma nota de aquellas horas en las que la luz juega a tu favor. En este sentido, el mediodía suele ser la hora con más luz, pero siempre es mejor comprobarlo por uno mismo.

2. Decide un orden por estancias

Hay otra decisión que debes tomar antes de la visita. Igual que pasa con muchas otras cosas, el orden es importante. Con el objetivo de que el cliente se haga una idea clara de los puntos fuertes del inmueble, puedes diseñar un recorrido por tu piso y preparar varios comentarios para cada estancia. 

Si bien no hay ningún orden establecido para enseñar pisos, son recomendables una serie de prácticas. Para empezar, piensa que vas a encontrarte con los interesados en el portal de la casa y eso es ya un atributo que forma parte de tu venta. Destaca, si lo hay, el ascensor y comenta un par de datos sobre la comunidad de vecinos (solo las cosas buenas).

Una vez dentro de la casa y habiendo pasado ya del recibidor, la primera estancia que recomendamos enseñar es la cocina, ya que es, por excelencia, el lugar común de todos los pisos. Seguidamente, tiene sentido pasar al salón o comedor y, si tiene, a la terraza. Estos dos espacios también son comunes y es donde pasamos más tiempo cuando estamos en casa. 

Las habitaciones y los baños se pueden mostrar a continuación, según la distribución del piso. Deja para lo último los extras de la casa, como garaje, trastero, terraza comunitaria, etc. 

3. Trucos para enseñar un piso con éxito

Cuando vayas finalmente a recibir una visita, no se te pueden escapar los detalles. Debes tener muy fresca toda la información relativa a la vivienda y compartirla en el momento oportuno. Como en cualquier proceso de venta, el momento presencial con el cliente es clave. Así que piensa en lo siguiente:

  • Señala las calidades estructurales. Explica, de forma amena, la calidad de la carpintería, los suelos, los alicatados, las ventanas y puertas, etc. Destaca si la propiedad está dotada de insonorización, alarma o puerta de seguridad. Comenta también el tipo de Certificado de Eficiencia Energética de que dispone la vivienda.
  • Habla de la distribución del piso. El tipo de distribución más valorado en el mercado es el de forma cuadrada, es decir, sin pasillos. Si tu piso tiene esta característica, destácalo. Si no, habla de los beneficios de la distribución en otros términos. 
  • Destaca las reformas. Si has realizado reformas antes de poner el piso a la venta, menciónalo y enseña el resultado. Los compradores aprecian mucho que un vendedor se haya tomado la molestia de dejar una vivienda en condiciones. 
  • Resalta los aspectos positivos de la zona. Si tu inmueble está ubicado en un sitio de interés, ya sea cultural, comercial o natural, coméntalo con naturalidad a modo de conversación.
  • No olvides tu aspecto. Aunque pueda parecer fuera de contexto, es mucho mejor que te vistas de manera más o menos formal para transmitir confianza y profesionalidad. 

4. Errores que debes evitar (a toda costa)

Para terminar, te exponemos 6 errores que debes evitar si quieres tener éxito en la venta de tu piso:

  • No dejes a la vista objetos personales o que puedan relacionarse con alguna ideología.
  • No utilices los armarios para guardar cosas que deberías tirar.
  • No enseñes el piso con muebles demasiado viejos o estropeados. 
  • No menosprecies el sentido del olfato.
  • No dejes los platos por fregar y limpia los baños a fondo. 
  • No parezcas desesperado: sé amable y no metas prisa a los visitantes.