Comprar o vender una casa es una de las decisiones más importantes que podemos tomar en nuestras vidas. Pero no solo se trata de un movimiento inmobiliario y financiero, sino que, además de tener implicaciones emocionales, también hay una serie de aspectos legales que hay que tener muy en cuenta.

Para que tú puedas dedicarte a la parte que te importa, como puede ser despedirte de una casa para darle la bienvenida a otra, los notarios juegan un papel muy importante de asesores legales para asegurarte todas las garantías. 

En este artículo te contaremos todo lo que puede hacer un notario en el proceso de compraventa de un inmueble y también conocerás a quién le toca pagar los gastos que deriven de ello. Porque en Holpper queremos que no se te escape nada.

 

¿Qué funciones cumple un notario en una compraventa?

El notario es un funcionario con estudios de Derecho cuya función consiste en dar carácter público a documentos privados para que consten como válidos a ojos de la Ley. 

Así pues, en un proceso de compraventa de un inmueble, el notario se encargará de que dicha compraventa está enmarcada dentro de la legalidad. Su firma es una garantía de ello, y por eso es imprescindible en según qué documentos. 

Precisamente, son estos documentos más importantes en una compraventa inmobiliaria los que deben ser entregados a la Administración Pública, como es el caso de la Escritura, que hay que entregar en el Registro de la Propiedad. Además, una vez entregada la Escritura, el notario también será responsable de guardar una copia de ella durante 25 años. 

Por lo tanto, el notario cumple con dos funciones principales en términos generales:

 

  • Asegurarse de que el contrato cumple con la ley y, en caso de que no lo haga, hacer las gestiones pertinentes.
  • Firmar los documentos para dar fe de su legalidad. 

 

El notario, en una transacción de compraventa inmobiliaria, también puede ayudarte en tareas relacionadas con el ámbito financiero. A este respecto, es obligatorio contar con un notario en la firma de una hipoteca, puesto que da garantías a la entidad bancaria de que la operación se cumplirá de forma correcta.

Pese a todo lo anterior, la presencia de un notario no es obligatoria en el proceso de compraventa de un inmueble, aunque sí es muy recomendable para contar con una garantía adicional. Si el comprador y el vendedor se ponen de acuerdo en que no es necesario acudir al notario, podrán llevar a cabo la operación sin necesidad de contratarlo. 

La mayoría de los gastos derivados de los servicios de un notario los cubre el comprador, así que es esta parte la que tiene que elegir a un notario. Sin embargo, está bien tener en cuenta que el notario debe ser conveniente para ambas partes, es decir, estar situado en un sitio intermedio entre el comprador y el vendedor, en caso de que no se encuentren en la misma zona geográfica. 

 

Trámites en los que te puede ayudar un notario

Ahora que hemos visto de forma global cuáles son las funciones de un notario, vamos a desgranar cuáles son los trámites concretos que, en un proceso de compraventa de una casa, un notario puede hacer por ti.

 

  • Asesoramiento en el contrato de arras. No es obligatorio, pero un notario te puede facilitar mucho esta fase, ayudándote a redactar o revisando el contrato de arras. 
  • Redacción de la escritura de compraventa. Tanto el vendedor como el comprador le facilitarán al notario los documentos necesarios para que pueda recopilar toda la información que debe incluir en la escritura. Estos documentos son: DNI de cada una de las partes, Nota Simple del inmueble, Certificado Energético, Certificado de estar al corriente de pago con la comunidad, recibos de agua y luz, etc.
  • Asesoramiento para la firma de la hipoteca. Una vez recibas el precontrato hipotecario, dispondrás de 10 días para que tu notario lo revise y aclare tus dudas antes de firmarlo. 
  • Firma del contrato de compraventa. El notario leerá en voz alta la escritura delante de ambas partes y, si están de acuerdo, procederán a su firma. A continuación, se realizarán los pagos o la firma de los contratos de hipoteca y el comprador ya recibirá las llaves y una copia simple de la escritura. 
  • Entrega de la escritura. Después de tres meses de la compraventa, el notario te hará llegar la escritura, que ya habrá sido inscrita en el Registro de la Propiedad. 

 

¿Cuánto cuesta un notario y quién lo paga?

Cuando empieces a buscar notario, recuerda que el precio que cobran por cada transacción está marcado por la ley, así que no tendría mucho sentido ponerse a buscar “el notario más barato”. 

Dicho esto, ¿Cuánto cuesta un notario? Pues bien, su precio es proporcional al valor de la vivienda que esté en proceso de compraventa. Así, por ejemplo, un piso que se valore en 100.000€ conllevará unos gastos de notario de 850€. 

Pero ¿Quién debe pagarlos? Aunque cada parte debe pagar por una serie de conceptos, los más importantes recaen sobre el comprador de la vivienda. Así, el vendedor pagará los gastos derivados del otorgamiento de la escritura pública, mientras que el comprador se responsabilizará de los gastos asociados con la primera copia, entre otras cosas. 

Si todavía tienes dudas de si necesitas un notario o no en el proceso de compraventa, no dudes en ponerte en contacto con uno de estos profesionales para que te expliquen ellos mismos lo que pueden hacer por ti si quieres vender tu inmueble.