Fuentes para conocer la solvencia de tu comprador

Si estás vendiendo una propiedad y ya tienes al futuro comprador en mente, es probable que te surjan ciertas dudas sobre su perfil crediticio. ¿Tendrá la capacidad suficiente para asumir un crédito hipotecario? ¿Realmente podrá llegar a buen puerto el acuerdo?

Desde Holpper queremos ayudarte a resolver cualquier duda financiera que tengas sobre el interesado. Por eso, hemos reunido en este artículo las fuentes para conocer la solvencia de tu comprador que puedes consultar. ¡Por fin podrás resolver todas las dudas sobre su capacidad financiera!

¿Qué fuentes puedes consultar para conocer la solvencia de un comprador?

Saber si el futuro comprador dispone de suficiente solvencia es uno de los principales quebraderos de cabeza que puede aparecer cuando nos planteamos vender una propiedad. ¿Cómo puedes averiguarlo? ¿Existe alguna fuente fiable que puedas consultar? Efectivamente, así es. Veamos las más interesantes.

Los registros públicos

Los registros públicos son la fuente perfecta para conocer la solvencia de un comprador. Por medio de ellos es posible averiguar todos los datos de interés. Pero ¿cómo puedes obtener la información de estos registros? Muy sencillo, solo necesitas los siguientes datos:

  • Si es una persona física, será suficiente con una copia de su DNI
  • Sin embargo, si es una empresa, tendrás que conocer el CIF de la compañía y su denominación social. Si consigues el DNI del administrador o administradores, mejor que mejor. 

Una vez tengas estos datos podrás acceder a la información entrando en la página web de Registradores de España y realizando tu consulta. No es necesario que seas socio, será suficiente con que pagues la consulta que vayas a realizar. Esta página web te da la posibilidad de comprobar:

  • Registro de la propiedad, donde podrás solicitar una nota simple, nota de localización o certificación
  • Registro mercantil. En este apartado obtendrás información general sobre la empresa interesada en la compra. Desde la relación de cuentas hasta los libros legalizados, pasando por la relación de actos que se encuentran inscritos en el BORME. 

Ficheros de morosidad

Los ficheros de morosidad son aquellas bases de datos en las que se encuentran registradas las personas o empresas que tienen impagos. Las más conocidas que operan en España son ASNEF y RAI. 

Las compañías que incluyen a los morosos en estos ficheros son socias y pagan un importe por cada registro que realizan. Además, tienen acceso a estas bases de datos a modo de comprobación. Estas plataformas suelen tener como socios a las entidades de crédito, las empresas de suministros y las telefónicas. 

Se trata de unos ficheros muy sensibles, pues entrar en ellos no es tan difícil como se cree. Tener un recibo devuelto puede ser suficiente motivo para que la compañía en cuestión decida incluir un nombre allí. Sin embargo, entrar en ellos requiere de una serie de pasos previos:

  • Que la deuda haya sido reclamada previamente. 
  • Que el pago que se solicite esté ya vencido y se pueda exigir su abono. 

Cuando una empresa o un particular entran en un fichero de morosidad, las posibilidades de financiación disminuyen. Las entidades bancarias no prestan a este tipo de perfiles, por lo que no podrán obtener una hipoteca para comprar tu propiedad. Solo los prestamistas particulares y privados pueden plantearse concederles un crédito.

Aunque se trata de una fuente de información fidedigna, no todos tienen acceso a ellos. Solo los profesionales y las empresas adheridas pueden realizar la consulta. Por tanto, si quieres obtener esta información, tendrás que acudir a un profesional que sí tenga acceso o que el comprador consiga un certificado en el que conste su situación en estos ficheros. 

Informe CIRBE del Banco de España

Este es, sin duda, uno de los documentos más importantes que debes revisar para conocer la solvencia de un comprador. Los bancos y el resto de entidades de crédito usan estos informes para asegurar sus operaciones y comprobar si hay riesgo a la hora de conceder un préstamo. 

Se trata de la base de datos del Banco de España, no de un fichero de morosos. En ella se recoge el nivel de riesgo de los clientes de las entidades financieras. Es decir, es una manera rápida y sencilla de saber si una persona o empresa tiene saneadas sus cuentas. 

Por medio del informe CIRBE puedes conocer el nivel de endeudamiento que tiene tu futuro comprador, pues en él aparecen los préstamos, avales y créditos que tiene todavía activos. Hasta que estas deudas no se saldan, el cliente aparece en el informe. 

Puedes solicitar un informe de riesgo para conocer la solvencia del posible comprador. En este informe se incluirán todos los datos de aquellos movimientos que los bancos hayan comunicado a la CIR. 

Como ves, hay muchas fuentes a tu alcance para conocer la solvencia de un comprador. Lo ideal es acudir a ellas para asegurarte de que te encuentras ante un perfil con suficiente solvencia económica. 

Siempre puedes contratar a un profesional para que te ayude con los trámites.