Consejos para vender un inmueble viejo de forma atractiva

Hoy en Holpper te venimos a hablar de un tema particular: ¿qué hacer para vender un inmueble viejo? ¿Cómo presentarlo de forma atractiva para los compradores?

Son muchos los inmuebles que han sido medio abandonados por sus propietarios, sobre todo en el ámbito rural, ya sea por falta de tiempo o de presupuesto. Sin embargo, no hay que pensar que ya no se puede hacer nada con ellos, puesto que hay algunas tendencias en el mercado que pueden dar una oportunidad a estas viejas casas. 

Prepara la casa para vender

Lo primero que debes tener en cuenta es que los inmuebles casi nunca pierden su valor por completo, por muy deteriorados que estén. Dicho esto, tu primera misión será poner tu casa en las mejores condiciones posibles, es decir, mejorar el estado del inmueble en la medida que puedas para tener más oportunidades de venta.

 

Si tienes dinero para realizar una inversión y hacer obras en la casa, entonces lo tienes casi todo solucionado. De lo contrario, te contamos algunos trucos que puedes tener en cuenta para sacarle mayor partido a tu casa vieja

 

  • Realiza una inspección de la casa. Antes de ponerte a arreglar cosas de aquí y de allá, lo más sabio es gastar un poco de dinero en realizar una inspección. Así podrás determinar si hay alguna reforma que se deba hacer de forma obligatoria antes de poner la casa a la venta. Esto te ayudará a vislumbrar un primer presupuesto aproximado de las reformas que tengas que llevar cabo.
  • Adquiere una garantía. Hay muchas aseguradoras que venden pólizas de un año para el hogar y que cubren los gastos derivados de las reparaciones de sistemas y electrodomésticos. Si cuentas con una de estas garantías, los interesados en tu inmueble se sentirán más protegidos y puede que se decidan, por lo menos, a contactar contigo. 

Ponte en la piel del comprador

Una vez hayas hecho lo anterior, ya tendrás más seguridades para poner tu casa en el mercado. Sin embargo, tienes que ser consciente de que no estás vendiendo una vivienda nueva ni de segunda mano, sino que se trata de un inmueble viejo y antiguo, también en términos técnicos

Es por todo ello que, en estos casos, el vendedor tiene que ponerse en la piel del comprador, quizá más que en ningún otro tipo de transacción. A este respecto, y para ofrecer más confianza y seguridad a tus posibles compradores, puedes hacer lo siguiente:

Proponer un rediseño de la casa

Nadie conoce mejor que tú esa casa y por ello tus consejos pueden ser muy útiles. Saber, por ejemplo, que una habitación en particular es más fría que las otras en invierno, puede significar un cambio de planes en cuanto a distribución. Por eso, es importante, y los compradores agradecerán mucho, que des tu opinión, precisamente porque la mayoría de ellos compran este tipo de inmuebles para reformarlos. No olvides resaltar la versatilidad de todo lo que dices, ya que los compradores también van a querer hacer lo que deseen en caso de que adquieran tu inmueble. Si quieres ofrecer algo más profesional, también puedes contratar a un arquitecto o decorador para que te haga unos dibujos simples y mostrar así algunas propuestas de renovación que podrían funcionar. 

 

Infórmate sobre los préstamos de renovación

Existen hipotecas que, además de incluir el dinero para comprar la casa, incluyen también crédito para pagar las reformas. Puesto que muchos de los compradores de casas viejas son gente joven sin mucho poder adquisitivo que tienen la intención de reformar, es una gran solución que puede ayudar a los nuevos dueños y a ti también, para vender tu casa más rápido. 

Ofrece un crédito por reparaciones

Si eres consciente de que será necesario hacer una reforma completa del sistema eléctrico, por ejemplo, puedes hacérselo saber a los compradores ofreciéndoles un crédito para que puedan pagarlo. Así ellos también tendrán una idea más real de cuánto dinero van a costar las reformas de la casa. 

Piensa en los detalles

Aunque estemos intentando vender un inmueble poco habitual, no debemos olvidar que nos estamos moviendo dentro del mercado inmobiliario, donde la competencia es muy grande y ágil. Es por ello que no debes olvidar los aspectos básicos de cómo se vende una casa. 

Home-staging

En un artículo anterior (Enlace a “Home staging: qué es y por qué puede ser decisivo en la venta de tu piso”) te contamos todo sobre el arte de vender un piso con las técnicas del home-staging. Se trata, para decirlo de forma resumida, de pensar en el aspecto de la casa como una tarjeta de presentación, tanto de la casa como de la propia transacción de compraventa. Si todo está desordenado, sucio, cerrado y desaliñado, el posible comprador recibe una imagen de poca profesionalidad que deriva en desconfianza. Así que, abre la casa y saca todo lo que puedas, mejora el exterior y repara pequeñas cosas que hagan mucho daño visual, como manillas de las puertas o ventanas que no cierren. 

Conoce el lugar

Los detalles sobre cómo son las zonas cercanas a la vivienda y qué servicios hay son también muy importantes, ya que tienen repercusión directa en cómo será el día a día del nuevo propietario. En este sentido, resalta todo lo que la localidad de la casa tenga de positivo, por pequeño que te parezca. 

Para no llevarse disgustos, es bueno saber que no es fácil vender un inmueble viejo. Pero tampoco es imposible. Ahora que ya conoces una tendencia más del mercado, si eres propietario de un inmueble viejo, tienes un nuevo camino por explorar.