Si estás comparando viviendas, deja que te ayudemos a revisar todos los detalles a tener en cuenta. En Holpper llevamos muchos años acompañando a personas en la búsqueda de su nuevo hogar y conocemos bien los aspectos más importantes al comparar viviendas. 

Por eso, en este artículo, queremos darte un listado de los detalles que debes tener en cuenta cuando comparas viviendas. Verás cómo, con un buen análisis, será más fácil elegir la casa que mejor se ajusta a tus necesidades y deseos. 

Los 10 detalles a tener en cuenta al comparar viviendas

1. Ubicación 

El primer detalle a tener en cuenta cuando compares viviendas es, sin duda, la ubicación de las mismas. 

Suponiendo que todas estén en el mismo barrio o que todas las zonas en las que se encuentran te parezcan igual de deseables, siempre hay detalles adicionales a tener en cuenta. 

Los servicios y comercios que hay a unos 200 metros a la redonda, la facilidad de aparcamiento en ese mismo radio e incluso el tipo de vecindario de esa calle o edificio son algunos aspectos a valorar. 

 

2. Superficie y distribución de la vivienda

El siguiente aspecto que deberías comparar es la superficie de las viviendas que te interesan, y no solo la superficie total, sino la amplitud de los diferentes espacios. 

Puede que una vivienda tenga más metros cuadrados que otra pero que su distribución se ajuste peor a tus necesidades porque, por ejemplo, puede tener más dormitorios de los que necesitas y una cocina demasiado pequeña para lo mucho que la usarás. 

Por eso, no te quedes solo con los metros totales, sino en cómo éstos se distribuyen y satisfacen tus deseos.

3. Balcones y terrazas

La posibilidad de tener un poco de espacio al aire libre en tu propia vivienda también es un detalle a valorar. 

Quizás tienes bastante con un pequeño balcón, pero si para ti es imprescindible tener un patio o jardín más grande, este aspecto tendrá mucho peso en la comparación.

4. Luminosidad

Al comparar viviendas, la luz natural que reciben es otro detalle a tener en cuenta. Ciertamente, una casa bien iluminada de forma natural suele ser más acogedora y parecer más amplia. 

Además, si el sol incide en la vivienda durante el invierno, su calidez permite ahorrar en calefacción y depender menos horas de la iluminación artificial.

5. Edificio y vecindario

Cuando las viviendas que estás comparando son pisos, será importante valorar detalles del propio edificio: si hay ascensor y su antigüedad, la amplitud de las escaleras, si se puede subir a la azotea, si se permiten mascotas, etc. 

También querrás conocer a los vecinos con los que convivirás, especialmente los de los pisos colindantes. Vuestra similitud en cuanto a rutinas, horarios y estilo de vida podría hacer que te sientas mucho más cómodo en un piso que en otro.

6. Estado de la cocina

La cocina es una de las zonas más importantes de la casa, especialmente para las familias. Por eso, además de su amplitud, debes valorar si requiere alguna reforma y si cumple con tus expectativas.

7. Estado de los baños

Lo mismo ocurre con el baño y los aseos. Para muchas familias, es imprescindible que la vivienda cuente con más de un baño. En cambio, para otras personas, podría ser suficiente con uno. 

En cualquier caso, valora su distribución y su estado, porque la comodidad de este espacio es un factor muy importante a tener en cuenta. 

8. Suelos, puertas y ventanas

Estos tres factores suelen estar relacionados con la antigüedad de la construcción y son detalles importantes a la hora de comparar viviendas no solo por el estilo que imprimen los suelos, puertas y ventanas en un hogar, sino también por la calidez, facilidad de limpieza y cuidados que requieren. 

Si todas las viviendas que comparas son nuevas o han sido recientemente reformadas, puede que estos aspectos no tengan mucha relevancia. En caso contrario, ten en cuenta que una reforma supondría un gasto añadido.

9. Climatización y sistema eléctrico

El sistema de climatización de la casa también merece tu atención durante la comparativa, igual que su sistema eléctrico. 

En este sentido, la antigüedad de las instalaciones así como la cantidad de enchufes, interruptores, radiadores o salidas de aire y su ubicación pueden ser factores a valorar durante la comparativa.

10. Precio de las viviendas

Si has tenido en cuenta todos los detalles anteriores, seguramente ahora tengas una perspectiva mejor del precio de cada vivienda, por eso recomendamos que sea el último factor a comparar.

En este sentido, una vivienda puede ser más económica que otra, pero requerir reformas que finalmente la encarezcan. Por lo contrario, quizás pensabas que una vivienda era demasiado cara en comparación a las demás, pero al valorar todos los detalles, ves que se ajusta perfectamente a tus deseos y necesidades y que, por tanto, vale la pena pagar la diferencia.

Cómo comparar viviendas de manera objetiva

Nuestro consejo es que, antes de empezar la comparativa, hagas un listado de todos los aspectos a tener en cuenta. Luego, analiza cada vivienda y asigna a cada elemento una puntuación del 0 al 5, según si se ajusta poco o mucho a tus requisitos.

Así podrás ver de una forma muy gráfica qué vivienda cumple mejor tus expectativas y qué aspectos destacan respecto a las demás.