La compra de una casa supone una inversión importante y esta decisión tendrá una gran influencia en tu vida durante los próximos años. Por eso, es normal que aparezcan dudas y miedos sobre si estás haciendo una buena compra o no.

Esperamos que con el siguiente artículo puedas resolver tus inquietudes y confiar definitivamente en la compra que vas a hacer. 

¿Qué dice tu intuición?

Una de las cosas que solemos recomendar cuando aparecen dudas acerca de la compra de una casa es escuchar a la intuición. A algunos les parece una locura y a otros una obviedad, pero ten en cuenta lo siguiente:

Seguramente llevas semanas centrándote exclusivamente en datos, cifras y razones objetivas respecto a si esa casa es una buena compra o no. Eso está muy bien. De hecho, así debe ser. Ante una decisión económica tan relevante, lo esencial es tener muy claros los números y analizar atentamente todas las posibilidades.

Pero tras ese análisis pormenorizado, necesitas despejar tu mente y dejar que aflore una respuesta más profunda. ¿Esa casa te despierta buenas vibraciones? ¿Te imaginas allí en tu día a día, disfrutando de un café, cocinando tus recetas favoritas, invitando a unos amigos y mirando una película en un día de lluvia?

Si nace de ti una ilusión auténtica por vivir en esa casa y sientes que realmente es un buen lugar para desarrollar tu plan de vida, confía en esa sensación. 

¿El precio de la vivienda corresponde al valor de mercado?

Ahora que ya sabes, de corazón, que esa casa será un buen lugar para vivir, conviene volver a los datos objetivos. El principal, para saber si es una buena compra, es conocer su valor real de mercado. 

Aunque son datos que habitualmente sólo conocen los expertos del sector, lo que sí puedes hacer es revisar otras viviendas similares (en la misma zona, de una antigüedad similar y en estado de conservación parecido, etc.). 

Confía, además, en los precios de casas de una agencia inmobiliaria que destaque por la acertada valoración de las viviendas que ofrece. En Holpper realizamos esta valoración con la máxima fiabilidad para todos los inmuebles que tenemos en cartera.

¿Has repasado toda la documentación?

Seguidamente, conviene revisar todos los documentos de la vivienda para asegurarte de que no hay nada sospechoso o que pueda generarte problemas.

Recuerda solicitar una nota simple para cerciorarte de que la casa no tiene ninguna carga pendiente, que los metros cuadrados de la vivienda son, efectivamente, los que te están ofreciendo, y que el vendedor y el titular del inmueble coinciden. Por supuesto, revisa que todas las facturas estén al día. 

Si todo está en orden, puedes seguir adelante. En cualquier caso, siempre puedes consultar a tu agencia inmobiliaria o a tu asesor para que confirme que todo es correcto.

¿Puedes afrontar esta inversión económica?

Aunque posiblemente ya hayas respondido a esta pregunta y confíes en que sí, no está de más darle otra vuelta. 

Recuerda que, al valor de la casa, deberás añadirle costes adicionales: la tasación, la notaría, la inscripción, los impuestos, la gestoría… Esos extras también debes contabilizarlos y disponer de, como mínimo, unos ahorros que cubran el 20% del importe total.

Respecto al dinero restante y teniendo en cuenta que lo más común es solicitar una hipoteca, deberás valorar detenidamente las opciones que te ofrecen los diferentes bancos. Consulta a varias entidades para poder tener una visión lo más amplia posible y elegir correctamente.

¿La cuota a pagar será inferior al 40% de los ingresos mensuales? Entonces, vas por buen camino, especialmente si gozas de estabilidad laboral. 

En cualquier caso, no temas alargar el período de amortización si eso te da más tranquilidad. Saber que podrás hacer frente al pago aunque vengan tiempos difíciles te ayudará a sentir que, efectivamente, estás haciendo una buena compra sin poner en riesgo tu futuro.

Revisa detenidamente los contratos de arras y de compraventa

Si has llegado hasta aquí, es que todos los puntos anteriores han sido resueltos favorablemente y has confirmado que sí, estás haciendo una buena compra de tu casa. 

El último paso para asegurarte de que todo es correcto consiste en leer detenidamente lo que incluyen los contratos antes de firmar. Asegúrate de que cumplan con la normativa y que no haya ninguna condición que pueda perjudicarte. 

Si estás comprando una vivienda a través de una agencia inmobiliaria como Holpper, nosotros nos ocupamos de revisar toda la documentación atentamente. Además, el notario, en la firma, tiene la obligación de velar por los intereses de ambas partes y verificar que todo lo que se incluye en la escritura es legal.

Hechas todas estas comprobaciones, puedes confiar plenamente en que estás haciendo una buena compra. Esa casa en la que te imaginas siendo feliz realmente cumplirá con tus expectativas, podrás afrontar la inversión y no habrá ningún detalle legal que pueda ocasionarte problemas.