Muchas personas no lo saben, pero la función que desempeña el administrador de fincas en la compraventa de una vivienda es imprescindible. Esta figura no solo ayuda a esclarecer las dudas y dar confianza a ambas partes, sino que se encarga de brindar asesoramiento durante la gestión. 

Por eso, desde Holpper, queremos hablarte del administrador de fincas, de su cometido y de su función en la compraventa de una vivienda. No te pierdas el siguiente artículo para saber más al respecto.

Qué hace un administrador de fincas

La función del administrador de fincas es sencilla pero necesaria. Este experto se encarga de la gestión de todos los aspectos legales, financieros y técnicos que están relacionados con la gestión económica y el mantenimiento de la vivienda. 

Para evitar dudas sobre sus funciones, estas están reflejadas en la Ley de Propiedad Horizontal, específicamente en el artículo 20:

  • Cuidar el buen régimen de la vivienda, sus servicios e instalaciones, y hacer a estos efectos los oportunos apercibimientos a los titulares.
  • Con tiempo de antelación, preparar e informar a la Junta sobre plan de gastos previsibles, proponiendo el medio o medios necesarios para hacerles frente.
  • Prestar atención y cuidados a la conservación y entretenimiento de la casa, disponiendo las medidas urgentes, e informando sobre ellas al presidente y/o a los propietarios.
  • Ejecutar los acuerdos adoptados en materia de obras, efectuar los pagos y realizar los cobros pertinentes. 
  • Actuar como secretario de la Junta en el caso de ser necesario, y, a disposición de los titulares, custodiar la documentación de la comunidad.
  • Todas las demás atribuciones que se otorguen por la Junta.

¿Cuál es la utilidad del administrador de fincas en la compraventa de una vivienda?

Pero ¿realmente esta figura es útil en la compraventa de una vivienda? Efectivamente, así es. Sus aportaciones son de gran ayuda, ya que ofrece información relevante para el posible comprador de la vivienda, información a la que no podría acceder de otro modo. Por ejemplo:

  • Puede aportar detalles de interés sobre la finca en la que se encuentra la vivienda. Es un mediador perfecto para dar un punto de vista imparcial sobre el estado de la finca en la que se encuentra la propiedad. También puede brindar orientación sobre las inspecciones de las instalaciones comunes y del propio edificio.  Gracias a ellos es posible averiguar si en un plazo breve la finca tendrá que pasar por una reforma que pueda suponer un gasto extraordinario (como actualizar la pocería o instalar ascensores) con el que el comprador no cuenta. 
  • Nivel de morosidad en la comunidad. El administrador de fincas podrá informar si el nivel de morosidad en la comunidad es alto o bajo. También orientará sobre las medidas que se toman cuando la morosidad es elevada. Saber que una comunidad funciona adecuadamente y carece de morosidad aumenta la tranquilidad del futuro comprador. 
  • Valor de mercado del inmueble. Gracias al Libro del Edificio, el administrador tiene conocimiento de primera mano de las incidencias que se han presentado en la finca desde su construcción (si ha habido inundaciones, si el edificio tiene problemas de construcción, si se han cambiado los ascensores, etc.). Conocer estos datos sirve para hacer una valoración de mercado real del edificio.
  • Conocer las normas de convivencia y los estatutos. Los compradores nacionales no están acostumbrados a solicitar información sobre estos documentos. Sin embargo, conocerlos de antemano ayuda a evitar muchos problemas de convivencia a futuro. Uno de los aspectos que suele enfrentar a los vecinos que desconocen las normas de convivencia es la utilización de las terrazas, ya sean estas de uso comunitario o privativo. 
  • Posible alquiler vacacional. Hace algunos años se puso de moda invertir en vivienda para utilizarla de cara al alquiler vacacional. Si el comprador que desea adquirir una vivienda lo hace pensando en este uso, ha de saber que la Ley de Propiedad Horizontal ha regulado esta actividad. De hecho, las comunidades de propietarios tienen la posibilidad de prohibir este tipo de alquileres si la mayoría de los vecinos (representada por las 3/5 partes) así lo deciden. Otra acción posible consiste en encarecer, hasta en un 20 %, el precio de los gastos de comunidad a los propietarios que usan la vivienda para alquiler vacacional. Los administradores de fincas conocen los acuerdos que han sido tomados al respecto y pueden ofrecer toda la información al posible comprador. 

Como puedes ver, la función de los administradores de fincas en la compraventa de una vivienda es muy importante. Contar con su conocimiento e información puede resultar determinante al momento de cerrar una operación de compraventa.